Mi visión y experiencia sobre crianza, maternidad, educación y muchas más cosas de manera clara y sin censura.
Mostrando entradas con la etiqueta educacion. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta educacion. Mostrar todas las entradas

No le escondamos nuestras emociones a nuestros hijos, mejor expliquémosles cómo nos sentimos



Esta semana ha sido triste en nuestra casa, porque hemos tenido que tomar la decisión de dejar ir a uno de nuestros dos gatitos.  Cuando llevas con ellos conviviendo como familia casi 20 años queda un vacío profundo, además de que cuesta hacerse a la idea de un día a día sin él.

Quizás la gente que no ha tenido animales en casa no pueda entender la pena, pero cada uno vive ésto como lo siente, y para nosotros se ha ido un miembro de la familia.

Pero en este post de lo que quiero hablaros, es de la madurez emocional con la que mi hijo que tiene 5 años (en breve 6) ha afrontado esta situación.

Por supuesto, ha llorado, ha recordado a nuestro gatito y ha hablado de él, pero sobre todo ha hablado de que estaba triste y que le echaba de menos sin que le provocara vergüenza hacerlo, ayudando ésto a que pudiera después volver a la normalidad.  Yo he llorado con él y lo he abrazado, le he explicado que yo también me siento como él y que es normal sentirse así.

Tengo que agradecer mucho de esta madurez emocional al colegio, porque desde los 3 años se han tratado las emociones y notas eso no sólo en situaciones como la actual, sino en el día a día a la hora de afrontar cada una de las emociones que van surgiendo en esta carrera de fondo que es ser niño.

Nosotros en casa también hacemos un trabajo de las emociones, de manera que si yo tengo que llorar lo hago sin problema delante de mis hijos, igual que si estoy enfadada no me escondo.  Lo que intentamos hacer es explicarles de la mejor manera posible como me siento, sin que les salpique directamente las emociones "perjudiciales".  

Los niños como personas en formación que son, tienen que formar su propia personalidad, y dentro de ésta uno de los aspectos que tiene que desarrollar son las emociones, que a veces no se tratan porque no se le da la importancia que tienen o por la dificultad quizás a la hora de explicarlas.

Las emociones nos acompañan desde que nacemos y se experimentan aún negándonos a hacerlo o viviéndolas desde dentro pero sin exteriorizarlas.  Por supuesto que nadie quiere estar enfadado, pero lo hacemos, nadie quiere estar triste pero a veces lo estamos y así con cada una de las emociones que experimentamos y que existen, ya que son necesarias aunque creamos que no, para tener una buena salud mental.

No podemos controlar nuestro entorno, ni a la gente que nos rodea para que no se provoque una situación que nos lleve a una de las emociones que consideramos "perjudiciales".

El único medio que tenemos es reconocerlas, vivirlas y sacarlas sin guardar nada, gestionar de la mejor manera posible la situación que nos provocó aquella emoción, para que no se conviertan en un verdadero problema para nosotros. Y por supuesto no tener el concepto de que algunas emociones son malas, simplemente nos hacen sentir mal, pero es parte nuestra y hay que vivirla para dar paso a las emociones que consideramos positivas.

Muchos adultos no sabemos gestionarlas de manera eficaz, porque quizás se nos enseñó que no hay que exteriorizarlas,  que no hay que hablarlas con nadie, que algunas son un error sentirlas y hay que evitarlas. En algunos casos incluso, nadie nos habló de ellas y si lo hizo nos dijo que había que tragárselas y seguir para adelante como se pudiera.

Esto me recuerda a una canción de Miguel Bosé "Los Chicos no lloran".

Pero estamos a tiempo de enseñarles a nuestros hijos a tener una salud emocional buena, y lo que está en nuestras manos en este sentido es no esconderles nuestras emociones, por supuesto que no le afecten, por ejemplo, si estoy enfadado no puedo pagarlo con ellos.  Pero en el momento que el enfado no nos domine  y que seamos capaces de verbalizarlo,  les explicaremos que es lo que hemos sentido y porqué lo hemos sentido.

Darle normalidad a esas situaciones y que es bueno hablar de ellas con vosotros, con sus profesores, compañeros y todo el que le pueda ayudar.

Por supuesto, que no es malo sentirse así, y que todos nos sentimos así en algún momento, y lo más importante, que las emociones que consideramos negativas, no son malas, que también hay que sentirlas y que jamás son culpa suya.

En el caso de los niños de 3 a 6 años hay un libro muy recomendable para trabajar este tema y que por suerte en muchos colegios es parte del currículo. 


Es un cuento donde los niños asocian cada una de las emociones a un color y ayudan al monstruo de esta manera a identificarlas, porque tiene un lío tremendo de emociones. 

Además se pueden hacer todo tipo de actividades asociadas a él para el trabajo diario de éstas.

Otro recurso didáctico sobre las emociones es la película "Inside Out"  en español "Del Revés", donde los niños pueden verlas de manera gráfica, representadas en colores y dibujos animados personalizados para cada emoción.  Además su moraleja o enseñanza es, que necesitamos sentir todas las emociones, no hay emociones malas que haya que evitar, porque todas se complementan.  Hay que sentirlas y expresarlas, para que den paso a las otras emociones que sí nos gusta sentir.

En el caso de niños de primaria, hay miles de recursos que nosotros mismos podemos encontrar en Internet, desde el más simple como es escribir en un diario lo que sienten o como se sienten, si les da vergüenza hablar de sus emociones.

A ejercicios con música, moldear un figura según su estado de ánimo, fichas para rellenar, frases, miles de actividades que nos pueden ayudar a enfrentar un tema que a veces puede resultar difícil tratar, pero que quizás sólo hay que plantearse hacerlo con naturalidad.

Y como el mejor aprendizaje que tienen nuestros hijos es nuestro ejemplo como ya comenté en el post Nuestros hijos reflejan muchas de nuestras actitudes erróneas, corrijámoslas para poder educar, si ellos ven en nosotros que las emociones no son un problema, que pueden expresarlas y sobre todo que pueden hablar de ellas con nosotros, tendremos muchos puntos ganados en este sentido.

Por eso, no te escondas de tu hijo si estás llorando o enfadado deja que te vea, que te abrace si le sale hacerlo, y después habla con él sobre que llorar sinceramente no es malo, que sentir rabia no es de niños malos y que todos los hacemos, que los papás también se ponen tristes, enfadados, serios, por algunas cosas y que es bueno sentirse así algunas veces, para después poder estar feliz otra vez.

Todas las niñas tienen derecho a la EDUCACIÓN



Con motivo del Día Internacional de la Mujer, me gustaría escribiros una reflexión sobre el derecho a la educación de las niñas. Éstas que en un futuro serán mujeres y que la educación les dará la capacidad de elegir, de ser fuertes, de ser independientes, las desarrollará como personas íntegras en todas sus facetas.

Ahora que eres madre/padre vuelve a la niñez para poder entender a tu hijo



Ya en mi post La Navidad en los ojos de un niño, intenté que nos pusieramos en el lugar de un niño, que buscáramos esa ilusión que aún vivía en nosotros,  y que surgía cada vez que llegaba la Navidad, para así comprender a nuestros hijos en ese momento.

Adolescentes, ofréceles alternativas para el tiempo libre y que ellos elijan



Diariamente convivo con preadolescentes, niños que conozco desde que tienen 3 años y que han ido cambiando, evolucionando, creciendo cada uno con sus peculiaridades, su forma de ser, y que ahora mismo están sufriendo el mayor de los cambios que han podido encontrarse en todo el recorrido de vida que llevan, tanto física, psicológica, emocional y socialmente.

La rabietas, cuando no puedo evitarlas ni tampoco afrontarlas, las sobrellevo con paciencia



En más de una ocasión he observado como en un supermercado, una tienda, un restaurante o en mitad de la calle, unos padres sufrían con vergüenza la rabieta de su hijo.

El Whatsapp de padres, un arma de doble filo



Ando un poco cabreada y tengo que soltarlo aquí, no como modo de desahogo, eso ya lo hago yo solita, pero sí tengo que escribirlo, porque si llega el mensaje a algún lado me doy por satisfecha.

Si habéis leído posts anteriores míos, sabéis que suelen tener como base una anécdota sobre algo que he vivido o he visto muy de cerca.  La razón de mi cabreo es por algo que he visto de cerca y que jamás llegaré a entender.  Os pongo en situación.

Responde a tu hijo cuando te pregunte, él necesita tus respuestas



Hoy este post no tiene como fundamento una sola situación sino multitud de situaciones que me he encontrado en la escuela y en mi entorno que me han hecho pensar que realmente hay cierto miedo, incertidumbre, reservas para hablar con nuestros hijos de ciertos temas.

¿Le pides perdón a tus hijos cuando te equivocas?



Algunos de mis posts suelen tener como base algo que me ha ocurrido, y que me ha llamado la atención de manera imperiosa.

Este es el caso, y os pongo en situación.

Trabajo en un colegio con niños de 3 a 12 años.  Cuando me toca trabajar con los grupos más grandes, es cierto que la cosa se complica, pero nunca hay que perder la perspectiva de que hay que dar ejemplo, por mucho que la situación requiera ponerse en su sitio como adulto y por supuesto, jamás perder la compostura, pero a veces uno se equivoca.

Los guantes de Pipo



En el colegio suelo improvisar cuentos en algunos momentos, sobre todo, cuando tengo que explicar alguna conducta no correcta, porque a través de un cuento, al ser más ameno, los niños lo asimilan mucho mejor.

"Hijo te van a traer carbón los Reyes" ¿Por qué esta frase no sirve para cambiar conductas?



Ahora mismo, algun@s pensaréis, a mí si me funciona esa frase con mi hijo para que deje de hacer algo malo o haga algo que necesitamos que haga.  Vale, hasta ahí estoy de acuerdo con vosotros.  Incluso puede que os funcione más de una vez, cuando se acerca la Navidad o estáis en plena época como ahora.

¿Por qué tengo que vivir con miedo a que mi hija llegue a la edad de empezar a salir sola?



Quizás este post se salga un poco de mi temática habitual, aunque aún no tenga muchos posts publicados, pero mi idea era hablar principalmente, sobre crianza, eduación y temas sobre todo relacionados con los hijos.  Pero la rabia y la impotencia casi me obligan a sacar las palabras y plasmarlas en algún lado.  Además en cierta manera, he enfocado el post a los hijos, porque como dice el título "Por qué tengo que vivir con miedo a que mi hija llegue a la edad de empezar a salir sola", una preocupación cada vez más creciente con todo lo que está ocurriendo con la violencia de género, los abusos sexuales y hasta los asesinatos.

"Hijo, si a ti te pegan, tú pegas". Cómo, confundir a tu hijo.





Tarde cualquiera de día cualquiera, vas al parque con tus hijos con la esperanza de pasar un rato tranquilo (aclárese que las madres ponemos la esperanza en muchas cosas para entretener a nuestros hijos y la verdad que el 90% son fallidas).

Te encuentras con familias con niños, donde todos juegan con tranquilidad, incluso ves que tu hijo se ha hecho un nuevo amigo o amiga con el que comparte un juego de pillar.  Hasta ahí todo perfecto.

Padres primerizos políticamente correctos




Quizás después de leer este post penséis que soy un poco extremista, pero después de mucho pensarlo de mucho hablarlo con la gente sigo pensando lo mismo y lo seguiré pensando, supongo que soy un poco dura de "mollera".

 Cuando unos padres son primerizos, y todos los que somos padres hemos pasado por eso, ya tenemos bastante preocupaciones como para tener que estar pensando en que piensan los demás o que opinan los demás. Pero aún así la mayoría de los padres se empeñan en ser políticamente correctos (aunque en estos tiempos lo político no vaya de la mano con lo correcto), es decir que quieren quedar bien con todo el mundo, quieren tener contentos a todos, no saben decir a nada que no.

Cuando los padres perjudican a sus hijos con el uso de Internet


Siempre se habla de que Internet es un peligro en manos de un niño, porque la red de redes ofrece la posibilidad a delincuentes, de mantenerse en el anonimato o incluso hacerse pasar por otras personas engañando a niños y no tan niños.  O incluso, los casos de otros menores que utilizan la facilidad de comunicación y su rápida propagación de información, para desprestigiar o ridiculizar a otros de manera impune.

POR QUÉ "HIJOS, MANUAL DE EXPERIENCIA"


Hola, soy Susana tengo 40 años, dos hijos, niño y niña, soy Diplomada en Educación Especial,
Monitora de Tiempo Libre, Salus (cuidadora especializada en recién nacidos) y tengo
larga experiencia con niños desde recién nacidos a adolescentes.

Entradas más leídas

Suscríbete y recibe aviso de nuevas entradas en tu email


Escribe tu email:





El responsable del fichero, Hijosmanual, recoge estos datos a través de FeedBurner para el envío exclusivo de nuevas entradas del blog al que se suscribe. Al marcar la casilla de aceptación das tu consentimiento. Esta información quedará almacenada en los servidores. Puedes ver más en Política de Privacidad