Mi visión y experiencia sobre crianza, maternidad, educación y muchas más cosas de manera clara y sin censura.

Ya no es un bebé. Superando el paso del tiempo.



Una mamá @Usurpadoreando ponía en un tweet, que no se acostumbraba a que su bebé creciera tan rápido, y que echaba de menos tenerlo a su lado siempre.

Y eso es, justamente lo que sentimos la mayoría, en algún momento de nuestra maternidad.

En el momento que nos quedamos embarazadas y empezamos a hacernos conscientes realmente, de la vida que llevamos dentro. 

"Se crea entre nosotros y nuestro bebé un vínculo bastante difícil de describir, ya que cada madre lo siente de una manera distinta, pero que en todas, durará para toda la vida.".

Cuando el bebé llega al mundo, al principio como ya comenté en el post Conoce a tu bebé y confía en tu instinto de madre te sientes perdida, no sabes cómo actuar, incluso aún sabiendo que es tu bebé, puedes llegar a sentirlo como un extraño, porque es algo tan nuevo, algo que sentimos tan complicado, cambia tanto nuestra vida, que no podemos evitar sentirlo así.

Vuelve  después a surgir ese apego, ese vínculo que como dije antes, ya no desaparecerá en toda nuestra vida.  Porque ese bebé es parte nuestra, depende de nosotros para ser persona.

Es entonces cuando comienza a pasar el tiempo, nos enamoramos de cada cosa nueva que hace, cada avance que tiene, su primera sonrisa, su primera palabra, su primer paso, tantas cosas.

Pero empieza a crecer y cada vez será algo más independiente, no estará tan cerca de nosotras. Y comenzaremos a echar de menos los momentos donde su dependencia era casi total.

A media que va creciendo vienen cosas nuevas, logros nuevos, alegrías distintas, y también nos enamoraremos de cada una de ellas.

Y aunque pensemos que no vamos a superar que nuestro pequeño ya no es tan pequeño, lo hacemos porque nos dedicamos a disfrutar de todo lo nuevo que viene con él.

Después llegan separaciones forzosas, y pensamos que nadie puede cuidar a nuestro niño como lo hacemos nosotras. Nos preguntaremos si estará bien, si nos echará de menos y eso nos creará una ansiedad, que también pasa.

Porque vemos que nuestro pequeño es feliz, y que si le seguimos dedicando tiempo de calidad, él se acostumbrará a las separaciones, e incluso le gustarán, porque significan otro paso mas en su crecimiento.

Siempre sentiremos pena al recordar nuestra relación anterior con nuestros hijos, pero se supera, sobre todo si te centras en disfrutar el "ahora" con él.

"Por supuesto, que nuestro apego no desaparecerá jamás, pero cambiará de forma, cambiará adaptándose a cada nueva etapa de la vida de nuestro hijo.".

Porque nuestros hijos nunca serán los mismos, por eso la manera de relacionarnos con ellos tampoco será la misma, pero siempre será enriquecedora para los dos.

Por eso no pienses que no superarás el paso del tiempo en la vida de tu hijo, porque lo que viene después es distinto pero igual de maravilloso.

"Porque cada día de la vida de tu hijo es un buen momento para volver a enamorarte de él"

7 comentarios:

  1. Da miedo y a veces parece que vas cayendo en un abismo cuando van creciendo y te van necesitando cada vez menos, pero es verdad que lo vas superando con cada nueva etapa. Muchas gracias por este post. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente creemos que solo hay una cierta etapa de sentirnos unidos pero si queremos pueden ser todas. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Me encanta verles crecer, ver como cada día superan sus retos y de esta forma se hacen un poquito más independientes. Pero a veces esos cambios llegan tan de sopetón, que me da la sensación de que no he tenido tiempo de adaptarme y es cuando me da la penita, esa sensación de ¡no lo he disfrutado!, aunque realmente SI lo he hecho, pero se me ha hecho tan corto jejeje
    Muy bonito post
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, pero aún así eso se queda en tu interior, y te enamoras más.ç
    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  4. A veces abruma ver pasar el tiempo tan deprisa y ver como nuestros hijos crecen casi sin darnos cuenta. Es abrumador, pero tremendamente maravilloso poder acompañarlos y vivir ese camino junto a ellos. Precioso post! Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Casi dos años tiene mi hijo y no me he dado cuenta de nada, se ha pasado el tiempo volando...

    ResponderEliminar
  6. Hola hijosmanual,
    Me dejaste comentario y vengo a curiosearte , aprender... Yo, no soy madre, pero incluso sin tener hijos ese es un tema, el que tratas, que le comentaba a mi pareja, y creo que lo pasaría muy mal. Por hache o por be, no quiero tener hijos así lo he decidido pero bueno, quién sabe sí sea.

    Muy interesante tu post. Y muy alentador.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, siempre es bienvenido

Para poder comentar es necesario que cuentes con una cuenta Google. Esto implica que de antemano has aceptado la gestión de tus datos personales por parte de Google LLC, propietario de Blogger.

En este caso, el envío del comentario es una aceptación explícita e inequívoca de la gestión tanto de tus datos como del comentario mismo para el uso por parte de Hijos, Manual de Experiencia.

La finalidad de la recogida de los datos, además de permitir mostrar tu comentario, es para poder responderte por este medio.

Consulta más información en la Página Política de Privacidad.

Entradas más leídas

Suscríbete y recibe aviso de nuevas entradas en tu email


Escribe tu email:





El responsable del fichero, Hijosmanual, recoge estos datos a través de FeedBurner para el envío exclusivo de nuevas entradas del blog al que se suscribe. Al marcar la casilla de aceptación das tu consentimiento. Esta información quedará almacenada en los servidores. Puedes ver más en Política de Privacidad